Seguro que una de las cosas que te viene a la mente al pensar en Asturias es algún restaurante asador en Gijón. Esta región, aparte de ser conocida por su increíble naturaleza, también lo es por su gastronomía, variada y rica en productos típicos locales.

En la carta de cualquier restaurante asador en Gijón, probablemente no faltarán platos típicos como el cachopo, la fabada o el chorizo a la sidra. Lo que seguro que no falta es el queso en cualquiera de sus variantes. Podría decirse que Asturias va ligado al queso, igual que a la lluvia y al mar.

Hoy queremos desgranar los misterios de uno de los productos más típicos de cualquier menú asturiano: el queso de Cabrales. Una de las primeras cosas que se debe saber es que este queso se elabora únicamente en Cabrales, aunque sí que es cierto que quesos similares son elaborados por la zona de Cantabria y León. Este producto lácteo puede haber sido elaborado con diferentes tipos de leche (vaca, oveja o cabra). Aunque la mayoría están hechos a base de leche de vaca, existen los que se han elaborado con una mezcla de las tres leches. Esta especificación aparecerá en la etiqueta del producto. Otra característica de este queso es la ausencia de corteza, si bien es cierto que se diferencia una capa exterior diferente al resto, al ser igual de blanda, podría decirse que no existe.

Existen muchas leyendas acerca de este queso como por ejemplo que es un queso de gusano, pero como otros tantos mitos, son solo eso. Ya que, en caso de que este tipo de queso tuviera gusano, no sería apto para su consumo. Cualquier restaurante asturiano podrá desvelar este y otros secretos acerca de uno de sus productos estrella.

En Parrilla Antonio 1 contamos con productos de alta calidad que poder llevarte a la boca.